Cómo aplicar tu base de maquillaje para un acabado perfecto

como aplicar maquillaje cmo un profesional

La base es el producto clave en el resultado de nuestro maquillaje. Siempre buscamos un resultado natural, que no se note que llevamos nada.  Como todo, necesita práctica y paciencia para conseguir ese buen aspecto que buscamos. Disimular aquí, iluminar allí; al final, existe un poco de ciencia en todo este proceso. Aqui los consejos para aplicar tu base de maquillaje como un profesional:

Prepara tu piel antes

Antes de aplicarte cualquier producto de maquillaje es necesario tener una piel bien hidratada. Usa tu hidratante habitual, y aplícala dándote un ligero masaje con movimientos hacia arriba. Imprescindible para aplicar tu base de maquillaje con un acabado perfecto.

Usa una pre-base

Es importante que no te saltes este paso. La pre base fija el maquillaje y consigue que nos aguante más horas intacto. Existen mil y una opciones, pero elige siempre una acorde con tu piel. Matificante para pieles más grasas, hidratante para pieles secas. Si buscas un efecto más natural, siempre puedes mezcla tu pre-base con tu base de maquillaje para un aspecto de la piel más jugoso.

aplicar el maquillaje como un profesional

El color perfecto

La eterna lucha, conseguir una base que se funda con nuestra piel. Probar la base directamente en tu piel es fundamental para no confundirte con el tono. Aplícala en varias zonas de tu cara (mejillas, cuello, frente) y asegúrate de verte con distintos tipos de luz. No podrás equivocarte.

¿Brocha, esponja o dedos?

En realidad, no existe mucha diferencia, es solo cuestión de gustos. Aplicar tu base con los dedos te asegurará un resultado más natural, mientras que las brochas o esponjas te darán un aspecto más profesional. Si usas una brocha, procura aplicar muy poco producto y rozar el mínimo posible la piel. Así crearás un velo muy natural sobre tu piel sin sobrecargarla.

Con estos consejos conseguirás estar perfecta durante todo el día. ¿Cuál es tu base de maquillaje preferida?

Fuente: Vogue

Por Carlota Rodríguez

También te puede interesar

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *